Peuma, cuentos que no son na´ inventos.

Sin título.png

Conoce a la #EmprendedoraBalloon Marisol Sotta y su proyecto Peuma Juguetes, una iniciativa que rescata el patrimonio cultural inmaterial de Chiloé, mediante la elaboración de juguetes con materiales nobles de la isla y la creación de cuentos inspirados en animales tradicionales del sur de Chile.
Una alternativa sostenible a la industria juguetera, que busca enseñar a ver, oír y sentir estas hermosas raíces culturales a las niñas y niños, a través del juego y el gozo, mitigando el uso del plástico, pilas y pantallas .

Marisol Sotta es emprendedora Balloon de Frutillar, historiadora del arte de profesión y cuenta cuentos por pasión.  Es nacida y criada en el campo en la zona central, pero hace 12 años se trasladó a la Región de Los Lagos para quedarse. Ella lidera el proyecto Peuma, juguetes patrimoniales, creando personajes inspirados en animales del campo sureño como la gallina Kollonka, el chancho cinchón, el chancho poroto y el caballo chilote.

En esta línea de juguetes, se fusionan la artesanía y la tecnología, en la búsqueda de desarrollar la creatividad de los niños, pues no entregan respuestas condicionadas. Su confección es íntegramente con materiales nobles 100% biodegradables como lana, madera y fibras vegetales.

Cabe destacar, que todos los juguetes poseen sus propios “cuentitos”, que fueron musicalizados y llevados a animaciones dando como resultado una serie de capítulos que los niños podrán ver y disfrutar en familia, para luego recrear permanentemente con sus propios juguetes Peuma, coleccionándolos y heredándolos ya que trascienden generaciones.

Los cuentos son el corazón de cada juguete, ellos dan vida a los personajes que fueron bellamente ilustrados, pero estos cuentos “no son na’ invento”, como dice su creadora pues están basados en tradiciones, costumbres, dichos, referencias arqueológicas y etnobotánicas de Los Lagos, que Marisol recopiló a través de múltiples conversaciones con sabios cultores que aún mantienen vivos estos conocimientos.

Peuma es un emprendimiento basado en los principios de comercio ético, funcionando como una gran familia en la que cada integrante adquiere un rol en la confección de los juguetes, que son elaborados por 6 artesanas del sur de Chile, entre el lago Budi y Chiloé.

Por ejemplo, la gallina la tejió Georgina, el caballo lo coció Nancy y lo hiló Blondina, Guísela por su parte los chanchitos, las verduritas las tejió Adelina y la pilhua la familia Chihuaicura.

Para Marisol, su trabajo implica mucho más que una fuente de ingresos, es un agente de cambio que busca perpetuar la memoria viva sureña y aportar con una alternativa sostenible a la industria juguetera.

“Lamentablemente la realidad es que estos oficios y estas tradiciones se están perdiendo y los niños de hoy casi no conocen este patrimonio. Por ello, nuestra misión es enseñar a ver, a oír, a sentir estas hermosas raíces culturales, a través del juego y el gozo de la creatividad. Trabajamos  para que cada vez más niños jueguen, valoren y aprendan con nuestros juguetes, potenciando así a una infancia como la de antaño, mitigando el uso del plástico, pilas y pantallas”, puntualizó Marisol Sotta. 

¿Cómo nació la idea?

Tal como muchas cosas buenas de la vida, Peuma se gestó gracias al desarrollo natural de las circunstancias. “Cuando me convertí en madre nació en mí también el anhelo de criar a mis hijos conectados con la naturaleza y lo esencial, entonces intuitivamente comencé a formar una colección de juguetes para ellos, idea que con el tiempo se transformó en este emprendimiento”, dijo Marisol.

No obstante, no fue hasta el año 2016 y tras la llegada de Balloon a Frutillar, con su programa de apoyo a pequeños emprendedores, cuando por primera vez  traspasó a papel lo que tenía en su corazón, proyectándolo como un posible negocio.

Luego tomó un curso de cuenta cuentos de la Fundación Mustakis, el cual fue el impulso para comenzar  a escribir pequeños relatos inspirados en muchas “conversas y mates” con baqueanos de la zona que compartieron con ella sus historias de vida. Éstos son los insumos de los cuentos Peuma.

Posteriormente durante el 2018, se adjudicó el fondo PRAE de Corfo, recursos que han sido de gran ayuda para seguir creciendo y potenciando su emprendimiento. Actualmente el sueño sigue creciendo y continuamos trabajando para que muchos más niños jueguen, creen y refuercen su identidad con sus propios “Peuma amigos”.

Fuente: Ladera Sur