Columna de opinión: Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son retos enormes, pero no imposibles

F2.JPG

Por: Joshua Villaseñor - Director Balloon Latam en México

Hace unos meses estuve presente en la firma del Plan de Trabajo 2019-2020 del Consejo Nacional de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible,  situación que me llenó de mucha esperanza y satisfacción, al poder ver que a nivel federal el tema ya se encuentra sobre la mesa (vamos tarde). También, pude corroborar que en Balloon vamos por el camino correcto y que la labor que hacemos está sumando a las metas prioritarias globales y ahora también de México. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sin duda, son retos enormes pero no imposibles, si se generan las alianzas correctas para llevarlos a cabo. Por ello, es fundamental que cualquier propuesta sea incluyente y fomente la participación multisectorial: gobierno, empresas, sociedad civil y academia, deben estar articulados asumiendo cada uno su papel y responsabilidad, a fin de promover y resolver estos desafíos urgentes.

DSC_0161 (1).JPG

El Plan de Trabajo 2019-2020 aprobado por el Consejo Nacional de la Agenda 2030 en México, contempla varios puntos, como son: incrementar la inversión para un crecimiento sostenible que contribuya de manera significativa, no sólo al Producto Interno Bruto (PIB), sino al índice de desarrollo humano; diseñar e implementar programas sectoriales con enfoque de sostenibilidad; acompañar a los estados para la implementación de la Agenda 2030; y acompañar a las legislaturas para el desarrollo de leyes de visión sostenible

Estamos en un momento crucial de cambios y transformación. Un momento en el que es importante comprender que tenemos frente a nosotros y en nuestras manos, una oportunidad gigante para cambiar y transformar la realidad, resolver las problemáticas urgentes y todo lo que hoy sale a cuenta resultado de las acciones sin medida de nuestros antecesores, que sin saberlo (o tal vez sí), llevaron al planeta hacia una situación de precariedad. Pero ya no cabe sólo sentarnos a pensar qué nos trajo aquí y echar culpas, debemos ponernos en acción y activarnos como sociedad.

Mucho se cuestiona sobre las acciones y propuestas que tratan de dar solución a las problemáticas urgentes. Hay movimientos que están poniendo sobre la mesa la importancia de cambiar nuestros hábitos de consumo, nuestra manera de alimentarnos, los desechos que generamos, etc… pero mucho nos falta cuestionar, el cómo funcionamos como sociedad, cómo nos vinculamos o para qué, porque ahí, en el tejido social, es donde justamente está lo que para nosotros es una de las claves fundamentales: la VINCULACIÓN.

El gran desafío ahora, es encontrar medidas y propuestas que impacten y alivien la situación a profundidad.

En los años que llevamos involucrandonos y tratando de entender la importancia de la vinculación para generar comunidad, sobre todo en ámbitos a nivel municipal, hemos podido vislumbrar y ser partícipes de la magia que esta simple práctica detona. Y la llamo “simple” porque es la vinculación una de las actividades humanas básicas para la supervivencia, y que está muy presente en todos los registros sobre evolución humana. Sin embargo, poco a poco, hemos migrado a una forma de vida individualista, en la que se nos ha dicho que si quieres lograr tus objetivos, tienes que hacerlo solo, en la que se perpetúa que las personas debemos ver por nuestros intereses por encima de los de los demás y la creencia de que para llegar muy alto, tienes que pasar sobre unos cuantos... y la realidad, es que ya no podemos seguir funcionando de la misma manera.

DSC_0164 (1).JPG

En estos espacios territoriales con los que hemos convivido, encontramos algunas prácticas culturales y sociales que son una excelente muestra de cómo tendríamos que funcionar para lograr el bien común. Prácticas y costumbres que trascienden generación tras generación y que se resguardan como parte de la riqueza local, porque llevan consigo un pensamiento colectivo al momento de ser implementadas. ¿Qué pasaría si replicamos esta forma de organización, coordinación, cooperación y vinculación de dichas prácticas, pero para resolver problemáticas locales urgentes? Disminuir la contaminación, mejorar la educación, eliminar la violencia contra las mujeres, acortar las brechas sociales, atacar la desigualdad, etc. 

Los ayuntamientos municipales son los órganos administrativos de menor rango territorial en México, pero que tienen mayor posibilidad de acercamiento directo y proximidad con los ciudadanos. Son estos gobiernos, quienes pueden construir de forma más eficiente y eficaz soluciones a las problemáticas locales, muy de la mano con quien los vive y conoce a profundidad. Es por ello, que estamos convenidos que si logramos incidir en estos territorios detonando innovación social e involucrando a los distintos sectores, podemos lograr grandes transformaciones actuando desde lo local, para impactar positivamente en lo global.

Según el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en México existen 2458 municipios, por lo que tenemos una infinidad de posibilidades, que si en cada uno de ellos pudiéramos trabajar en vinculación en la implementación de programas enfocados al desarrollo sostenible, podríamos lograr que con la suma de todos estos territorios, la transformación nacional se de desde la coordinación local. 

Y es así, apoyados de todos estos hallazgos, como en Balloon hemos desarrollado un modelo en el que a través de la acción, vinculación y gestión del conocimiento impactamos positivamente en los territorios de México y Latinoamérica, y de esta manera contribuimos  al gran desafío de cumplir con la agenda 2030.

Si entendemos que cada uno de nosotros tiene la posibilidad y responsabilidad de aportar un poco o mucho, desde lo local, a la lucha contra las problemáticas urgentes, sociales y medioambientales que hoy nos aquejan, el mundo ya iría un pasito adelante.