Insertando a pequeños agricultores al mercado formal en el sur de Chile

Se trata de un prototipo de innovación social que transforma agricultores familiares, en proveedores formales de hoteles y restaurantes de la Región de Los Lagos.

Blog1.jpeg

“Abasto Colectivo Rural”, es el nombre del proyecto liderado por el matrimonio de Emprendedores Balloon, Margarita Gross y Enrique Damm de la ciudad de Frutillar. Una iniciativa que busca instalar un modelo de comercialización de producción colaborativa de pequeños agricultoresde la zona, para proveer de hortalizas frescas al Canal Horeca (sigla internacional para definir un círculo de hoteles, restaurantes y cafés).

A través de su empresa 70WESTE, desarrollaron un sistema digital que integra el stock que disponen los productores y así, cumplir con el volumen necesario para satisfacer la demanda del o los clientes.

Blog2.jpeg

“Buscamos aportar al bien común del territorio, a través de acciones colectivas que potencien el trabajo local. Nuestro foco está puesto en un trabajo profundo, en el que los productores sean mucho más que merante proveedores, sino que puedan trabajar en una red comunitaria que les permita vincularse y responder juntos a las necesidades del mercado en su zona”, señaló Margarita Gross.

Pero, ¿cómo se hace presente el modelo colaborativo en todo este engranaje?

Para responder a esta interrogante, primero es necesario explicar que las familias productoras, siembran y cosechan basadas en un sistema agroecológico, es decir una práctica pensada para comercios minoristas o de alimentación propia, cuyos procesos son sostenibles con su entorno.

Entonces, el sistema colaborativo mencionado anteriormente, ofrece la posibilidad de responder a la demanda con la producción que cada familia posee y entre todos los participantes cumplir al o los clientes. Por ejemplo, si un hotel solicita 300 lechugas, Abasto Colectivo Rural permite que cada familia aporte con las suyas, para cumplir con el número determinado.

Cabe destacar, que para saber en tiempo real cuál es el stock disponible de cada productor, se instaló un dispositivo que permite hacer un monitoreo in situ que mantiene alimentada la plataforma con la información necesaria.

Actualmente y gracias al financiamiento de Corfo, ya cumplieron con la elaboración del “Mínimo Producto Viable”, vale decir, generaron un prototipo que permite validar el sistema con los usuarios y posibles clientes, para recabar la mayor cantidad de información posible y poner en práctica dichos conocimientos en el desarrollo final.

El siguiente desafío del proyecto, está en superar brechas en el transporte de productos, la formalización de los productores, así como en la certificación de Salud.

Blog3.jpeg